Lo correcto

“Lo que me da fuerza es saber que hago lo correcto”,
Desmond Tutu.


Me gusta mucho leer frases celebres, creo que son pequeñas gotas de sabiduría en medio del desierto. Hoy quiero compartir con ustedes esta frase del pacifista sudafricano, que ha marcado mi vida este último año.

No hablo de hacer lo correcto para el mundo, para la sociedad, para mi familia. Hablo de hacer lo correcto para mí. 

En un momento de mi vida he ido en contra a mis ideales,  a mis normas personales , a mi forma de ver la vida. Me deje eclipsar por el querer, y colapse. Sin embargo ahora sé, que puedo ir contra al mundo muchas veces, en contra de lo que es correcto para el mundo, pero nunca ir contra a mí, a mis valores, a mis sueños, a mis fortalezas, a mi forma tan simple de ver la vida.

eldivandeleib

A mitad del camino, te vi y nos reconocimos. 

A mitad del camino, despertamos de este sueño y nos besamos.

A mitad del camino, recordamos el pasado y lloramos.

A mitad del camino, nos perdonamos y nos besamos.

A mitad del camino, nos amamos. Otra vez.

View original post

A mitad del camino

A mitad del camino, te vi y nos reconocimos. 

A mitad del camino, despertamos de este sueño y nos besamos.

A mitad del camino, recordamos el pasado y lloramos.

A mitad del camino, nos perdonamos y nos besamos.

A mitad del camino, nos amamos. Otra vez.

Tiempo de Soltar

Estaba sentada con la mirada fija en los arboles que adornaba el parque. El viento soplaba, mientras ella miraba con un aire relajante el  baile de las hojas hasta el suelo. Paso un cuarto de hora, y  ella seguía observando el despertar del otoño  Y yo seguía observándola a ella. Luego, tomo un papel y escribo por unos minutos. Con una sensación de libertad, tiró el papel. Se levantó. Y se fue.

Su papel resaltaba entre el marrón y los amarillos ocres de las hojas. El viento seguía soplando y se encargó de hacerlo giraban y giraban, hasta que llego a mis pies.

Así decía su papel:

Querido otoño, ¿Qué te llevaras?

Ha llegado tu momento. El momento de entender que nada es para siempre, que la vida es un cambio. Todo se renueva como estas hojas que inician un nuevo ciclo en su vida.

Ha llegado el tiempo de soltar, de desprenderme de algo que se ha secado, que ha muerto. Ha llegado el momento de revisión.

Ha llegado el momento de desprenderme de amores fallidos y de quimeras, de promesas que no cumplirán y de caminos que no andaré.

Ha llegado el momento de liberarme de apegos, como esa hojas secas que gira con el viento y cae suelo sin dolor.

¡Bienvenido Señor Otoño!

Ya no sabemos amar

Natalia Jiménez, ex integrante de la Quinta Estación, dice en una  canción “por ser tu mujer” yo me olvido de ser una dama, por ser tu mujer, sería capaz de morir en tu cama, por ser tu mujer…pero yo para ti, siempre seré la otra, solo seré una sombra, de una vida junto a ti”.

Esta canción es un perfecto ejemplo de lo que sucede cuando no sabemos amar. Y no hablo de amar a otros sino de amarnos. Mucho se escribe de las prueba de amor, de lo que seriamos capaces de hacer por nuestro amado, pero lo importante es lo que somos capaces de hacer por amor a otros sin dejar de amarnos. Ese es el límite: el amor a nosotras.

NUNCA debemos utilizar el “AMOR” como excusa para dejar de valernos por nosotras mismas, para dejar que nuestra felicidad y seguridad esté en manos de otros , para rogar y mendigar la presencia de esa persona en nuestras vidas, para aceptar condiciones que luego nos traerán más infelicidad…

…Y jamás permitiremos que por “Amor” nuestra dignidad y autorespeto se vayan a la basura.

Ámate!


¿Quién dirige tu vida?

Bill Cosby dijo
“desconozco el secreto del éxito,
pero sé que el secreto del fallo es tratar
de complacer a todo el mundo”

En este momento de tu vida ¿qué o quién la está dirigiendo?



Puede ser ¿un recuerdo doloroso? ¿El habito de repetir todos los días lo mismo? O ¿El miedo a arriesgarte a vivir una experiencia inolvidable? ¿El enojo o resentimiento por un hecho del pasado? ¿La culpa? ¿Un problema? ¿Una presión? ¿Las obligaciones familiares?

¿Un trabajo insoportable? ¿Un compromiso imborrable? ¿Un desamor? ¿Un mal hombre o una mala mujer? ¿O la simple necesidad de complacer a otros?

Cualquiera que sea tu circunstancia puedes elegir entre tomar el control de tu vida o dejarlo en manos de otros. Es una decisión muy fácil. Sólo debes elegir entre ser protagonista o simple espectador.

Si eres tú quien dirige tu vida irás adonde quieras ir, cambiarás de rumbo cuando se te antoje, disfrutarás y llorarás los momentos, pero si no eres tú quien dirige tu vida iras a donde quieran otros, harás lo que otros desean, y te detendrás cuando otros decidan.

Es fácil. Tú decides. Nunca es tarde para empezar.

Y como dice un buen amigo “HAZ TU VIDA”.

Un buen día

Hoy es un buen día para salir y gritarle al mundo que nada ni nadie puede detenerte.

Que estas en control de tu vida.  Que no hay dolor, sufrimiento, remordimiento, angustia,  o preocupación que pueda quitar esa sonrisa de tu boca.

¡Disfrútalo!

¡Aprovéchalo!

¡Agradécelo!