¿Dios se sentó a mi lado?

Viernes por la noche. Aburrida y un poco triste. Decidí salir de casa. Llevaba un Top naranja y unos jeans blancos. Fui a ver una película, pero llegue temprano así que me senté en la recepción con un  gran acompañante: mi mp3.

Escuchaba a Norah Jones, cuando se sentó a mi lado una señora muy agradable.  De unos cuarenta años, blanca, rubia y bastante gorda. Empezó hablarme. Por cortesía, me quite mis audiófonos y le preste atención.

– Sabes el problema de las mujeres, como tu,  dijo ella, es que se crean expectativas de los hombre. Expectativas de cómo debería ser la relación y sobre la otra persona. Creemos que los demás deben comportarse de la forma en que esperamos.

– “ Si es cierto.”, dije mientras asentía con la cabeza. En señal de que le prestaba atención. Aunque dudo que a ella le importa porque seguía hablando con la mayor vehemencia.

– Vivimos esperando que la persona amaba responda de la forma en que nosotros queremos. Lo que quería es que estuviéramos bien, lo que quiera era que me fuera fiel, lo que espero es que este siempre cuando yo lo necesito, lo que quiero es que sea caballeroso y respetuoso. Y ahí esta el grave problema. Con demasiada frecuencias los malentendidos entre la gente es causa de las expectativas.

Por ejemplo, -continua diciendo- mi marido esta de vacaciones en New York, y yo estoy aquí en el cine con una amiga. Yo no espero que esos días que él este de vacaciones me sea fiel, él no me dijo que iba hacerme fiel, ni tampoco que estará el resto de su vida conmigo. Yo vivo este momento con él. Yo solo sé del ahora y no del mañana.

Mientras la miraba me preguntaba, ¿que rayos me importa a mi eso?. En ese momento ella me miro a los ojos como si leyera mis pensamientos.

-No importa lo que te paso. Todo ese sufrimiento servirá para lavar tu corazón, todas esas lágrimas derramadas te harán una mejor persona. Te harán una mujer diferente. De ahora en adelante aprenderás a vivir  el presente y a no basar la plataforma de tu vida a ningún hombre o persona que no seas tú. Aprenderás amarte más a ti y menos a los demás. Y aprenderás a nunca dejarte pisotear y a saber que eres una mujer valiosa. Aprenderás aceptar las cosas como son sin idealizar lo que tenemos, sin crearnos fantasías, sueños. Aprenderás andar por la vida sin un debería o tendría. Aprenderás a planear tu vida sobre tu base, sin contar con alguien más para ser feliz. Porque para ser feliz solo te necesitas a ti.

La observe detenidamente como si en este momento estuviera alucinando. Me sentí transparente por un momento. Ella se fue como vino sin hacer ruido pero dejando un aviso. No sé si fue Dios en forma femenina o alguna cámara oculta, lo importante es que desde ese día no soy la misma.

PS: Gracias.

About eldivandeleib
Soy un ser humano, de sexo femenino, por suerte. Cariñosa, impulsiva, apasionada y crítica. Amo la vida y a mi familia. Mi objetivo de dejar de SOBREVIVIR y aprender a VIVIR. Actuar es mi pasión. Escribo por decisión. Me entusiasma la naturaleza, un buen libro, el vino y una conversación interesante. Apasionada por el amor. Lic. en Comunicación Social PUCMM, Master Dir. Comunicación Corporativa. Imagen, Publicidad e Identidad Corporativa EAE Business School. (Madrid).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: